Certificado de Calidad Icontec






    
 
 

 
MANTENIMIENTO GENERAL Y LIMPIEZA DEL MICROSCOPIO

MANTENIMIENTO GENERAL
DEL MICROSCOPIO

Ante todo es necesario enfatizar que el microscopio es un equipo de alta precisión. La
integridad de sus componentes ópticos, mecánicos y eléctricos debe ser observada, a fin
de conservarlo en las mejores condiciones. Cada elemento del microscopio ha sido desarrollado utilizando las más avanzadas técnicas de fabricación. El ensamble de sus
componentes y su ajuste se realiza en fábrica, utilizando equipos especializados que,
mediante técnicas de medición avanzadas, controlan las tolerancias requeridas entre
los diversos componentes del equipo. La limpieza del ambiente en el que se utiliza, su
instalación y uso cuidadoso resultan fundamentales para lograr una larga vida útil.
La humedad, el polvo y las malas condiciones de alimentación eléctrica, el mal uso o
instalación inadecuada resultan contraproducentes para su correcta conservación. El
mantenimiento del microscopio implica mucho cuidado, paciencia y dedicación. Debe
ser efectuado únicamente por personal que haya recibido capacitación en el equipo y
que disponga de la herramienta especializada que se requiere para intervenir. Se presentan a continuación las recomendaciones generales para la instalación y el mantenimiento necesarios para mantener un microscopio en buen estado de funcionamiento y que están al alcance del microscopista.

Instalación y almacenamiento.

1. Asegurarse que el ambiente o área en que se instale el microscopio esté protegido o
protegida del polvo y la humedad. El ambiente ideal debe disponer de un sistema de aire acondicionado que garantice aire libre de polvo o partículas, control de humedad
y control de temperatura de manera permanente.

2. Verificar que el ambiente o área en que se instale el microscopio disponga de seguridad: puerta con cerradura para evitar su sustracción no autorizada.

3. Confirmar que el lugar seleccionado para ubicar el microscopio esté alejado de lugares
como pocetas de agua o donde se trabajen sustancias químicas, para evitar que el equipo resulte afectado por un derrame o salpicadura. También deben evitarse sitios que tengan luz solar directa.

4. Verificar que el lugar seleccionado cuente con una toma eléctrica en buen estado, cuyo
voltaje esté ajustado en magnitud y frecuencia con los códigos y normas eléctricas,
y que resulte compatible con el del sistema de iluminación del microscopio. En caso de
que el microscopio utilice espejo, debe estar ubicado cerca de una ventana que permita
una buena iluminación, pero sin estar directamente expuesto a la luz solar.

5. Instalar el microscopio sobre una superficie nivelada de estructura rígida, bajo la
cual exista espacio suficiente para que el usuario –microscopista– coloque sus piernas
y como consecuencia pueda acercar el cuerpo hacia el microscopio y la cabeza
hacia los oculares, sin forzar la columna vertebral: cuello y espalda.

6. Para facilitar la colocación del microscopista, proporcionar una silla de altura variable,
que le brinde un buen soporte lumbar; si es del caso, también proveer un apoyo para los pies, situado al frente del sitio de trabajo, no en la silla. El propósito es lograr que la columna vertebral esté lo más recta posible y se reduzca la flexión de los hombros y el cuello.
7. Evitar que en sitios cercanos al lugar de instalación del microcopio haya equipos
que produzcan vibraciones como centrífugas o refrigeradores.

8. Procurar no mover el microscopio de su sitio de instalación y con mayor razón si el
mismo se utiliza intensamente cada día.

9. Cubrir el microscopio con un protector de polvo si no se usa por períodos de tiempo
largos; tomar precauciones para que no lo afecten excesos de humedad. Mientras más
seco el ambiente, menos probabilidad de que se presente crecimiento de hongos. El
protector puede ser de plástico o de tela similar en calidad a la utilizada en la fabricación
de pañuelos, que no suelte pelusa.

10. En zonas de humedad alta, guardar el microscopio durante la noche, en una cabina
provista de un bombillo de máximo 40 W.
Esto ayuda a mantener seco el entorno y reduce la probabilidad de que se presente formación de hongos. Si se utiliza esta alternativa, verificar que disponga de orificios que
permitan la ventilación del interior.

Procedimientos de limpieza.

La limpieza del microscopio es una de las rutinas
más importantes y debe considerarse un
procedimiento rutinario. Para realizar la rutina
de limpieza se requiere lo siguiente:

Materiales:

1. Una pieza de tela limpia, de textura similar a la de los pañuelos.

2. Una botella de líquido para limpieza de lentes. Se consigue en las ópticas. Normalmente no afecta los recubrimientos de los lentes y tampoco afecta los pegantes o cementos utilizados para el montaje de los mismos. Entre los líquidos de limpieza más utilizados se encuentran el etil éter, el xileno y la gasolina blanca.

3. Papel para limpieza de lentes. Se consigue normalmente en las ópticas. Si no es posible conseguir este material, se puede sustituir con papel absorbente suave o con algodón tipo medicinal. También puede utilizarse un trozo de seda suave.

4. Una pieza de gamuza muy fina. Se puede conseguir en peleterías.

5. Una pera de caucho para soplar aire. Se puede fabricar en el laboratorio un dispositivo
con este propósito, acoplando una pipeta tipo Pasteur, con la pera de caucho.

6. Una cubierta plástica. Se utiliza para proteger el microscopio del ambiente externo
cuando no está en uso. También podría utilizarse una bolsa de tela de textura similar
a la de los pañuelos.

7. Un pincel suave de pelo de camello o un pincel fino para pintura. Lo importante es
que el pelo del pincel sea natural, de longitud uniforme, textura muy suave, esté seco
y libre de grasa. En los almacenes que distribuyen artículos de fotografía, es posible
conseguir este accesorio. También es posible encontrar un equivalente en tiendas especializadas en suministro de cosméticos.

8. Un paquete 250 g de material desecante (silica gel). Este material se utiliza para
mantener controlada la humedad en la caja de almacenamiento del microscopio, si
la misma es hermética. Este material cambia de color cuando se encuentra saturado
de humedad, aspecto que permite detectar si requiere ser sustituido o renovado.
Cuando está en buen estado, por lo general, es de color azul; cuando se encuentra
saturado de humedad, es de color rosado.

9. Bombillos y fusibles de repuesto. De la clase instalada por el fabricante o un equivalente de las mismas características del original.

Precaución: Algunos fabricantes recomiendan no utilizar alcoholes o acetonas, debido
a que pueden afectar –disolver– los cementos o pegantes utilizados para fijar los lentes.

Nota: Todos los materiales requeridos para efectuar la limpieza deben mantenerse
limpios y guardados en recipientes que los protejan del entorno externo.

Limpieza de los elementos ópticos.

En un microscopio se encuentran dos tipos de elementos ópticos: los externos, que están en contacto con el ambiente que rodea el equipo, y los internos, que se encuentran dentro del cuerpo del microscopio –las partes internas de los objetivos, oculares, espejos, prismas, condensador, iluminador, etc.– y que no tienen un contacto directo con el ambiente que rodea el equipo. Los procedimientos de limpieza, aunque similares, difieren en cuanto al cuidado y precauciones que deben preverse.
1. Los elementos ópticos externos de los oculares, los objetivos, el condensador y
el iluminador se limpian frotando suavemente la superficie de los mismos, con el
pincel de pelo de camello. Esto remueve las partículas de polvo que hayan podido
encontrarse depositadas sobre la superficie de los mismos. A continuación, se
utiliza la pera para soplar chorros de aire sobre la superficie de los lentes y asegurar
que los mismos quedan libres de polvo. Si el polvo se encuentra adherido
a la superficie óptica, se utiliza la pieza de tela limpia y de forma muy suave se
efectúa un pequeño movimiento circular, sin ejercer mayor presión sobre la superficie
del lente. Con la pera se sopla nuevamente la superficie del lente. Esto
retira las partículas adheridas. Podría también utilizarse una pieza de gamuza
fina. En este caso se instala la pieza de gamuza en la punta de un pequeño cilindro
de diámetro ligeramente inferior al del lente y, sin ejercer mayor presión, se
efectúa una rotación de la misma sobre la superficie del lente. Finalmente, con
la pera, se sopla aire sobre la superficie del lente. Esto basta para limpiar las superficies
externas. La pieza de gamuza puede humedecerse con agua destilada.
2. En condiciones adecuadas de instalación, las superficies interiores de los elementos
ópticos no deben resultar afectadas por la presencia de polvo o partículas. Si por alguna
circunstancia aparecen partículas sobre la superficie interior de los lentes, se necesita abrirlos para efectuar la limpieza. Nunca debe abrirse un ocular u objetivo, si
no se cuenta con un ambiente limpio en el cual realizar el procedimiento de limpieza.
Las superficies ópticas interiores se limpian con el pincel de pelo de camello y con la
pera para soplar aire, siguiendo un procedimiento análogo al anteriormente explicado;
se recomienda no desmontar por ningún motivo los elementos ópticos para
no alterar las tolerancias de ensamble del fabricante. Si se desmontan, sería necesario
alinear nuevamente los elementos y esto solo es factible siguiendo instrucciones
precisas del fabricante. La limpieza de los objetivos se limitará a conservar limpios
los lentes frontal y posterior.

3. Si se detectan residuos de aceite de inmersión en la superficie de los lentes, este debe
removerse utilizando papel especial para limpieza de lentes o algodón tipo medicinal. A continuación, la superficie del lente debe limpiarse con una solución compuesta de 80 % éter petroleum y 20 % 2-Propanol2.

Limpieza del cuerpo del microscopio

1. El cuerpo del microscopio puede ser limpiado con una solución jabonosa que resulta
útil para remover la suciedad externa. La solución jabonosa corta la grasa y el
aceite. La misma puede aplicarse con un cepillo pequeño. Después de que la grasa
y la suciedad hayan sido removidas, debe limpiarse el cuerpo del microscopio con
una solución 50/50 de agua destilada y etanol al 95 %.

2. Las partes mecánicas, integradas por los mecanismos de ajuste macro/micrométrico
–ajuste grueso y fino–, el mecanismo de ajuste del condensador y los mecanismos
del carro portamuestras o plataforma, deben ser lubricados de forma periódica con
aceite fino de máquina, para permitir su desplazamiento suave.

Mantenimiento del microscopio.

Entre las rutinas más importantes para mantener un microscopio en condiciones adecuadas de operación, se encuentran las siguientes:

1. Verificar el ajuste de la plataforma mecánica. La misma debe desplazarse suavemente,
en todas las direcciones (X-Y) y debe mantener la posición que selecciona o define el microscopista.

2. Comprobar el ajuste del mecanismo de enfoque. El enfoque que selecciona el microscopista debe mantenerse. No debe variar la altura asignada por el microscopista.
3. Verificar el funcionamiento del diafragma.

4. Limpiar todos los componentes mecánicos.

5. Lubricar el microscopio de acuerdo con las recomendaciones del fabricante.

6. Confirmar el ajuste de la uña fijaláminas.

7. Verificar el alineamiento óptico.


Remoción de la película de hongos.

1. Revisar y limpiar con frecuencia el microscopio, utilizando los procedimientos mencionados en el presente capítulo. Controlar las condiciones de humedad donde se
usa y almacena el microscopio. Si se mantiene una ventilación adecuada, disminuye
la posibilidad de que se inicie la formación de hongos en el microscopio.

2. Si se detecta un crecimiento de hongos, utilizar una mota de algodón humedecida en
una solución limpiadora de hongos que normalmente es éter o xilol. Frotar suavemente
siguiendo un movimiento circular, a lo largo de toda la superficie del lente.
También puede realizar un movimiento oscilatorio, hacia adelante y hacia atrás o izquierda-derecha-izquierda, ejerciendo sobre la superficie del lente una presión muy moderada. Si es necesario, repetir el procedimiento con una nueva mota de algodón.

3. Cuando se termine la remoción de la película de hongos, limpiar con una mota de
algodón limpio.


Nota: Los hongos solo pueden ser removidos cuando su crecimiento se limita a la
superficie de los lentes. Si dicho crecimiento no se atiende a tiempo, el hongo
puede penetrar el cuerpo del lente. Si este es el caso, el lente se pierde, allí ya es
imposible removerlo.

Atención: Si el microscopio se utiliza con elementos potencialmente contaminados,
debe ser limpiado con mayor frecuencia.
 



  
 
 
   











 
 
 

© Copyright Equipos y Laboratorio de Colombia S.A.S. 2011 - 2012.
Todos los Derechos Reservados
Calle 47D N° 72-83. PBX: 57 + (4) + 4480388 Fax: 4125666
Celular: 3014765347
E-mail:  info@equiposylaboratorio.com  
Venta de termohigrómetros análogos y digitales en oferta.
Medellín - Colombia - Suramérica